lunes, enero 31, 2011

Somos estrellas


Stars


Yo ya sabía que eras un astro
el día en que decidí que el mundo era en colores
que abrí la garganta a un nuevo pulso

Somos estrellas enormes y opacas
terribles, giratorios cuerpos de fuego andante
pupilas vulnerables con zapatos como armas de fuego
cañones de pólvora y trémula música viva

Y hay un espacio
fortificado y en constante asedio
sin escapatoria ni mansedumbre
oculto entre los pliegues de nuestras medias
que degluten piel fotogénica

porque el dolor nos sienta tan bien
y eres bella como sólo el lobo es bello
y eres radiante como sólo pueden serlo las constelaciones
y quiero parte de tu reflejo en espiral, quiero ser parte de esta gran coreografía apolínea
y mecerme en la calidez de tu sombra.

Unir de nuevo tu tripa con tus manos, quedarnos en nuestra construcción conjunta
overlap me, my Star.


Y he aquí el poema para Elena Eel. Elena me dio tema libre, pero reconozco que el poema está condicionado. No llega a ser un poema estrictamente sobre ella, pero sí inspirado en todas esas mujeres, como ella, creativas, poderosas y de intensa voluntad que hay por ahí. A mí me gusta llamarlas divas, y conocerlas es siempre una experiencia extrema, para bien o para mal.

Y sí, voy con retraso, todavía no he terminado el poema de la semana pasada, pero me temo que he tenido muchísimo trabajo.

Lo digo una vez más, si alguien quiere su propio poema, aquí están todos los datos.

Trabajo


Una conversación que tengo con frecuencia es aquella que se centra en las diferencias entre trabajar para uno mismo o para otros. Principalmente, el tema es el horario. Aquí estoy, a las cinco menos cuarto de la madrugada, terminando un artículo y preguntándome si me merece la pena acostarme o seguir levantada para poder aprovechar algo de la mañana de lunes que siempre es caótica (los lunes deben de ser el día en que todo el mundo se pone las pilas y quiere que todo se haga para ayer). Seguramente, si me hubiera levantado esta mañana a las siete, en vez de quedarme en la cama hasta las once, y me hubiera quedado trabajando, almorzando delante del ordenador en vez de haberme ido a una barbacoa en algún rincón perdido de Coín, estaría ya soñando con los angelitos o, en su defecto, con edificios, una vuelta al cole o algún tema recurrente de mis mejores momentos oníricos.

Pero pese a que seguramente trabajo más que cualquier persona cuyo horario no va más allá de las ocho horas marcadas por el cartel de "abierto" y "cerrado" de una tienda, oficina, o lo que sea, reconozco que adoro esta libertad. Adoro levantarme a las seis de la mañana para jugar al WoW, y matar unos cuantos silítidos mientras desayuno, antes de decidirme a abrir mi bandeja de entrada para mirar el email. Adoro poder decir "¿y por qué no?" cuando alguien me invita a tomar un té, sabiendo que significará que me acostaré más tarde, pero mejor eso que perderse un buen rato de conversación (acompañado habitualmente de confección de bisutería o de poemas, cada vez me estoy volviendo más multitarea). Sin embargo ya no adoro mi trabajo, reconozco que horas y horas de revisar, editar y maquetar textos ajenos se me hace pesado, muy pesado. Y no empezaré siquiera a hablar de responder cientos de emails, llamadas de teléfono (el teléfono y yo no nos llevamos muy bien, aunque suelo disimularlo bien), y resolver el último problema megaurgente que suele estar relacionado con libros que no llegan a tiempo, libros que se pierden por el camino o libros que, sencillamente, han decidido que me odian. Aborrezco la sensación de ahogo, la náusea y el encogimiento de estómago justo antes de abrir, a primera hora, esa temible bandeja de entrada.

viernes, enero 28, 2011

Times New Roman Senior.

Estoy suscrita a varias webs de moda y de diseño, y varias veces a la semana me envían emails con información interesante de sus páginas. Hoy me he dado cuenta de que una de las redactoras principales de una de mis webs favoritas, Apartment Therapy, se llama Cambria Bold. Ya en serio, ¿qué padres le pondrían a su hija el nombre de una fuente?

¿O soy yo la única friqui que se fijaría en algo tan absurdo?

jueves, enero 27, 2011

De bajón total desde el lunes. No sé muy bien qué pasa. Sólo tengo ganas de meterme en la cama y no salir nunca.

miércoles, enero 26, 2011

Días de nubes y fatiga

Sólo una pequeña nota para decir que hoy ha salido el poema de Elena Eel. Lo tenía ya listo el jueves pasado pero por una mezcla de cosas (trabajo, desgana y fastidio universal) no lo había mandado hasta ahora.

jueves, enero 20, 2011

Buy a car to go to work, go to work to pay for your car.

Terminado el poema de Elena, listo para enviarse mañana. Os aburriria con todos los detalles y lo que significa y deja de significar, pero estoy demasiado cansada. Me voy a la cama a caer como muerta.

Sigo con la dichosa fantosmia, supongo que debería volver otra vez al médico, a ver si en vez de limitarse a tomar nota y poner cara de "¿lo cualo?" decide hacerme alguna prueba.

miércoles, enero 19, 2011

Aleation

Subí primero el poema de Ekaitz (La Búsqueda) porque fue el primero en acusar recibo, pero el primero de la lista realmente era éste, Aleation. 


Aleation

En ese pequeño nanomomento no hay nada más que nos defina que
la risa

pasados los trascendentales, pasados de lejos los túneles de luz al fondo
en el momento en que nos alabamos y exageramos nuestro afecto sin haber (o tal vez habiendo) alcohol ni música por medio
desde ese paralelo viajando a la inversa rápido muy rápido
yo no soy yo tú no eres tú (somos los nosotros del futuro)
nos deshacemos, a la velocidad del espacio (despacio), de los agravios, de los gestos equivocados
de las largas conversaciones que nunca llevan a ninguna parte
de los textos subtextos, del aburrimiento y de meternos uno al otro en estrechos compartimentos con grandes etiquetas, de la cerveza caliente

regresamos a este mismo universo presente en el que se abre el abismo de la ignorancia, en el que se paralizan los relojes y se sincronizan
para lo que es este cúmulo de posibilidades
frente a alguien que no conoces
frente a alguien de quien sólo puedes decir
riéndote
es jodidamente hermoso.

 El escaneo se comió otra vez parte del marco, pero bueno, os hacéis una idea. Cuando alguien te pide un poema personal y no tienes un bagaje de tiempo compartido y opiniones asentadas sobre su persona, tienes que quedarte con la primera impresión, aunque ésta sea superficial y un tanto frívola. La belleza es, después de todo, una cualidad más, aunque menos meritoria que otras.

Para más información sobre el Proyecto Poema, pincha aquí.

martes, enero 18, 2011

La Búsqueda

La Búsqueda (poema para Ekaitz Ortega)

Debajo de ese minúsculo lunar que tienes en un dedo menudo y olvidado
entre dos cuadrículas que se forman en la aguja de tu seno
temblando junto al tobillo que se perdió aquella vez que te mordisqueaban la planta del pie

Frente al reloj apagado en la casa vieja y
bajo la mesa con el gato del coche y de pelusa
sobre los ácaros que se acumulan desde esta cocina marchita

Manchando la mesa de mezclas con demasiados nombres
con un gremio de pastillas por aliado de cama
sentada a través de las butacas de tanto mirar los juguetes afeites y los números de teléfono

hay un indecente agujero negro que me comió ayer
sólo dejó huesos y papel y algo de grasa
la muerte me sienta tan bien, sin embargo a ti

sin embargo a ti

esta costumbre tranquila de alterarlo todo sin tocar nada
agarro tu rostro y a coces intento enemistarme con estrellas enanas
brillantes, espléndidos, magníficos y tristes tus ojos en los que ahora vive otra persona.


 De cuando buscamos a personas del pasado en cuerpos en los que esas personas ya no habitan. (El escaneo se deja parte del marco fuera, lo siento).


¿Te gusta? ¿Quieres uno para ti? (¡Es gratis!). Lee sobre el Proyecto Poema aquí.

domingo, enero 16, 2011

Dos poemas menos...

... y una conexión que va y viene. Desde que llegué a Granada el viernes tengo frío en el cuerpo, y cierta sensación de soledad que me acompaña (paradójicamente) desde que empezó la semana. Todo cortesía de esta maravillosa alegría de ser mujer, y que tus hormonas te lo recuerden de manera especialmente virulenta una vez al mes.

Por supuesto mi primera reacción es dejar aquí el tema. Todo esto es, aparentemente, de peor gusto que hablar de política, religión o muerte. Ni siquiera estoy hablando de sangre, coágulos y todas esas cosas, sólo de la tormenta en la que cada 35 días (sí, hasta para eso soy un bicho raro) me veo sumergida. Me deprimo, me asusto,  me enfado (habitualmente con las personas que menos se lo merecen), y en general odio a la raza humana. Mi gato recibe, a su pesar, muchos más achuchones que de costumbre. Duermo abrazada a la almohada o incluso a algún peluche. Y esa es sólo la parte psicológica, prefiero no entrar en la sensación de ser una gran ballena varada a la que le están sacando los órganos con pinzas de depilar, porque incluso yo tengo cierta medida de lo que es y no es conveniente compartir con los demás.

Hombres del mundo, en estos momentos sentaos cómodamente en vuestro sofá y tomaos una inmensa jarra de cerveza (que a vosotros apenas os engorda, hijosdeputa) a mi salud, pletóricos en vuestra salud mental. Vosotros que podéis. E ignorad a la criatura histérica que os grita a toda voz, desde el dormitorio, pidiéndoos otra bolsa de agua caliente y una caja de bombones. Hacedlo por mí.

jueves, enero 13, 2011

¿Es triste ponerse el pijama a las siete de la tarde?

Terminé finalmente el poema de Ekaitz y saldrá mañana con destino a su casa. Lo cual no deja de tener su gracia, teniendo en cuenta que lo veré mañana en persona.

El poema, como siempre, cobró vida propia y se desarrolló de manera poco acorde con mis intenciones. Su tema era la búsqueda. Hay muchas formas de buscar, muchas razones para ello, y los primeros versos se dirigieron hacia algo más convencional, el eterno vórtice de desespero y nihilismo habitual en este tipo de temática (por lo menos por mi parte), pero el último verso se grabó a fuego en mi cabeza y todo se transformó.

Estoy agotada. Esta mañana reanudé mis kilométricos paseos por la playa y ando desentrenada. No he parado en todo el día entre una cosa y otra, y necesito descansar. Pijama de invierno y ocio cibernético, ¡allá voy!

P.D.: Os recuerdo que el Proyecto Poema sigue abierto, podéis seguir pidiendo poemas sin vergüenza (ni vuestra ni de los poemas).

miércoles, enero 12, 2011

El té de las cinco (o de las seis)

Ya tengo hecha la plantilla para el manuscrito de Ekaitz, y llevo la mitad de la de Elena. Ambas me están dejando cegata (lo entenderéis cuando los veáis), y algún boceto para los poemas en sí.

Supongo que habrá quien piense que estoy loca por dedicar tiempo a ilustrar poemas cuando no es que me sobre tiempo precisamente. Sin embargo el par de horas por la tarde en el que me escapo a una tetería con mi hermano y con Doc Lusifer para hacer collares o poemas se está convirtiendo en mi momento favorito del día, en seria competición con la hora o dos que echo a las seis de la mañana jugando al WoW. No hay nada como levantarse sabiendo que tu única obligación durante la siguiente hora es matar bichos mientras ves amanecer. 

Creo que lo que más me gusta de Doc es que nos conocemos de hace tanto que no necesitamos hacer conversación si no nos apetece. Sea como sea, siempre acabamos arreglando el mundo.

Leyendo: Let the Right One In (Déjame entrar), de John Ajvide Lindqvist
Escuchando: Lo último de Apocalyptica.

martes, enero 11, 2011

Novedades

Cuando he llegado hoy a casa había ya una donación esperándome, precisamente de 5 €. Enviaré otro poema esta semana, así que todos se adelantan una semana. Podéis ver las fechas actualizadas en el menú de la izquierda del blog.

Más cosas

Hoy he enviado el primer poema. A ver si tenemos suerte y no se hace esperar. En cuanto Aleation me confirme su llegada, lo subiré al blog (tanto un escaneo del manuscrito como la transcripción en Times New Roman de toda la vida de Gates). Antes del viernes 21 saldrá el poema de Ekaitz.

Algunas consideraciones:

-Estoy enviando los poemas por correo ordinario. Esto significa que es posible que en algún momento algún poema se pierda. Esto sería una putada muy gorda, pero lamentablemente la diferencia entre enviar una carta por correo ordinario (35 céntimos de euro) y por correo certificado (2,70 €), es considerable. Como escaneo los poemas antes de enviarlos, en caso de pérdida volvería a enviar la carta con una versión impresa del manuscrito original.

-Donaciones. He añadido en el menú de la izquierda el botón de donaciones. Cualquiera puede donar, y no hay donación mínima ni hay obligación de donar. 35 céntimos pagan el envío de una carta, 1,95 € paga una caja de rotuladores de punta fina (debido al tipo de ilustración que hago con los poemas, no me duran mucho), 1,80 € paga el té que me tomo en una cafetería mientras hago el manuscrito., 10 € paga un poema extra esa semana, así que ya veis cuánto puede contribuir una pequeña cantidad de dinero. Uno de vosotros ya ha pedido un Happy Pills, lo cual me agrada sobremanera ;)

lunes, enero 10, 2011

Como una niña con zapatos nuevos

Ya está el proyecto estrenado. Hoy he terminado con el primer poema, creo que podré enviarlo mañana o pasado, a ver si llega antes de que termine la semana. Ha sido bastante complicado, y sigo sin saber si he hecho lo correcto manteniéndome fiel al poema, enviándolo a su destinatario. Una cosa es la vergüenza propia de compartir el paisaje interior (que no suele ser muy bonito), y otra muy diferente es compartirlo con la persona a la que está dirigido. Es algo que he hecho muy pocas veces, y creo que sólo con destinatarios de mucha confianza.

A nivel técnico he optado por algo más ligero de lo que suelo utilizar, dejándome las metáforas vivas en el cajón y optando por símiles algo más de andar por casa. Me gusta la estructura inversa, un tanto Memento, que sigue, ya que acaba enganchándose con uno de mis temas fetiche, el tiempo. Formalmente no es nada especial, pero creo que ha captado correctamente lo que intentaba transmitir, y he huido de mi afición por lo obtuso por piedad hacia mi inocente narratario.

Escribir sobre alguien a quien conozco muy poco ha resultado ser todo un reto. Me di cuenta de que, en el fondo, el poema no es exactamente sobre esa persona, sino sobre el impacto de la primera impresión, el desconocimiento de en qué puede transformarse más adelante. Es posible que esa persona se convierta en un amigo íntimo, en un simple conocido o en alguien quien, años más tarde, ni siquiera recuerde. Pero siempre quedará ese primer pensamiento, fugaz y que apenas significa nada, que puede cambiar con el tiempo o permanecer de manera inamovible.

Ante todo he intentado huir de lo fácil. Aleation tiene un rasgo que lo distingue inmediatamente de los demás: su raza. En un entorno caucásico, blanco, europeo, es inevitable que esta diferencia sea lo que inmediatamente ocupe el cerebro. Tal vez habría sido interesante centrarme en eso para evaluar mis propios prejuicios (no miréis para otro lado, todos los tenemos, servidora incluida, aunque hace todo lo posible por evitarlo), pero creo que sería una primera impresión facilona, superficial. Y es posible que mi impresión, retratada en el poema, beba precisamente de esa apreciación de la diferencia, de hecho es casi seguro.

En cualquier caso, Aleation, realizar el poema me ha llevado su tiempo: una cantidad de tiempo desconocido para escribir el poema (digo desconocido porque suelo escribirlo más o menos del tirón y luego modificar cosas por lo menos un par de veces al día), y una hora y media de reloj en crear el manuscrito. Así que, sinceramente, espero que haya merecido la pena.

Cuando recibáis el poema por favor avisadme por email, para poder subirlo al blog (subiré un escaneo del manuscrito y una transcripción para quien no entienda mi letra maligna).

*Sí, cualquier excusa para poner una foto de zapatos, lo sé.

Y ya sabéis, si queréis apuntaros al proyecto, pinchad aquí para leer toda la información (o mirad un poco más abajo).

viernes, enero 07, 2011

¿Os acordáis de aquel proyecto del que hablaba?

Proyecto Poema

Para ver todas las entradas del blog relacionadas con Proyecto Poema (incluidos los propios poemas), pincha AQUÍ.

En su momento fui aficionada a Postcrossing, pero al final había algo que me echaba para atrás. Aunque las postales eran bonitas, generalmente los mensajes en las tarjetas eran algo sosos y repetitivos. Después de todo, ¿qué le vas a contar a una persona a la que no conoces? (Siempre que estés sobrio, claro). Sin embargo me llamó la atención algo que repetían los usuarios una y otra vez: “Esto es mil veces mejor que abrir el buzón y encontrártelo lleno de facturas”. La gente muchas veces se siente sola, ignorada, y necesita un poco de atención. Y el correo tradicional hoy en día hace más ilusión que nunca.
Así que me puse a pensar en qué podría yo enviarle a la gente que fuera más personal que una tarjeta con una imagen de un gatito en una taza o una foto de la Alhambra, y me di cuenta de que dispongo de una de las cosas más personales que existen: la poesía. Sea mejor o peor mi poesía, creo que si está escrita específicamente sobre algo y para alguien, podría aportarle algo a esa persona. Una pequeña sonrisa al abrir el buzón. 

¿Cómo funciona el proyecto?
Es muy sencillo. Sólo tienes que hacer dos cosas. Primero, debes dejarme un comentario en el post más reciente del blog indicándome el tema (o si es tema libre) que quieres que trate. Segundo, deberás enviarme un email a proyectopoema@gmail.com indicando tu nombre completo (y un nick o apodo) y tu dirección de correo postal, que ponga PROYECTO POEMA en el asunto. Este e-mail será confidencial y EN NINGÚN CASO se utilizarán tus datos para algo que no sea este proyecto. Jamás daré estos datos en público, pero sí mencionaré tu nombre (o apodo), para comentar el poema y el tema a tratar.
Sólo responderé a las personas que hayan cumplido los dos pasos. Me pondré en contacto contigo por email para confirmar la aceptación del encargo. En el blog mantendré una lista de los poemas pendientes (podéis ver esta lista en el menú de la izquierda del blog).

IMPORTANTE: Si no me mandas tu dirección, no puedo enviarte el poema. No basta pedirme un poema en el blog, ¡necesito la dirección! 

Las reglas
-Sólo un poema por persona cada vez.  Se puede repetir, todas las veces que quieras.
-Realizaré los poemas por orden de pedido.
-El tema puedes elegirlo tú, o dejar que sea libre. Me reservo el derecho de negarme a hacer algún tema si considero que no entra en mis posibilidades o si considero que me estás tomando el pelo.
-Se podrá repetir tema, pero sería preferible no hacerlo, por aquello de la diversidad.
-Debes tener más de 18 años. Parte de mi poesía es erótica, así que mejor curarse en salud.
-Todos los poemas se publicarán en el blog, a no ser que me reserve alguno para posteriores publicaciones impresas.
-Recibirás una copia de alta calidad en papel fotográfico del original. Esto es totalmente gratuito, aunque puedes donar si quieres para contribuir con gastos de envío, materiales, etc. Si quieres el original, avísame con antelación y lo recibirás por correo certificado, por el precio de 30 € (gastos de envío incluidos).*
-No me responsabilizo de que no te guste. O de que no lo entiendas. O de que te parezca una porquería. Tú te arriesgas.
-La duración del proyecto dependerá de la demanda que tenga. Puedo cancelarlo en cualquier momento.
-Sobra decir que los derechos de autor de los poemas me pertenecen. En ningún caso podrás utilizarlos sin mi permiso ni tendrás ningún derecho de reproducción sobre ellos (aunque compres el original).
-Podrán participar personas de cualquier parte del mundo. Eso sí, si vives fuera de la Comunidad Europea, tu lugar en la lista de espera estará determinado por mi poderío económico (o falta de éste) en cada momento.


Poemas regalo
También puedes pedir un poema con su correspondiente tema para alguien que no seas tú. El proceso es el mismo, indica el tema en el comentario al blog y envía el nombre y la dirección del destinatario al e-mail proyectopoema@gmail.com. Por favor especifica que es un Poema Regalo, y si quieres que lo acompañe algún mensaje para esa persona.

Sobra también decir que no aceptaré encargos de Poemas Regalo que puedan ser ofensivos para el destinatario.

¿Esto es gratis?
Sí, es completamente gratuito. Si quieres, puedes hacer una donación (ahí a tu izquierda, en el menú del blog, o justo aquí abajo, aparece el botón de DONAR de Paypal, y podrás pagar por Paypal o por tarjeta), pero no es ni mucho menos obligatorio. No hay donación mínima, si me donas 70 céntimos, son 70 céntimos que pagarán el envío de la siguiente carta para otra persona.




Toda promoción se agradece. Una mención en Facebook, en Twitter, en tu blog o a un amigo o familiar es un paso más para que otros puedan conocer el proyecto..
Mi objetivo último es llegar a hacer un poema diario. Esto dependerá de las donaciones, ventas, de la demanda y de lo que me acabe aportando esta experiencia.

*Última modificación: 2 de enero de 2012. A partir de ahora se enviarán copias de alta calidad de los poemas (perfectos para enmarcar y muy resistentes), por correo ordinario. Los originales estarán a la venta, tanto para el que ha solicitado el poema como para cualquier otra persona interesada (si bien el solicitante tendrá prioridad). Para adquirir originales y/o conocer la disponibilidad de estos, contacta conmigo en proyectopoema@gmail.com

jueves, enero 06, 2011

¿Qué has hecho este día de Reyes?

Mamihlapinatapai (a veces escrita incorrectamente como mamihlapinatapei) es una palabra del idioma de los indígenas yámanas de Tierra del Fuego, listada en el Libro Guinness de los Récords como la "palabra más concisa del mundo", y es considerada como uno de los términos más difíciles para traducir. Describe "una mirada entre dos personas, cada una de las cuales espera que la otra comience una acción que ambos desean pero que ninguno se anima a iniciar". (Wikipedia).

Toma palabra nueva para el día de hoy. Por si no podíais dormir preguntándoos cuál es la palabra más concisa del mundo.

Y pensando en Reyes, y en regalos y todas esas cosas, hoy encontré esto:

 ¿Alguien tiene 150 € que le sobren?

miércoles, enero 05, 2011

Dar y recibir

Van 6 días sin beber, pero ya no los estoy contando. Creo que es mejor pensar que no puedo beber mientras esté tomando las pastillas, y punto. De hecho es que no puedo, no entiendo muy bien por qué empecé a saltarme esa inteligente recomendación/sugerencia/obligación. Vuelven las náuseas, los arranques de euforia, las ganas de tirarme del pelo. ¿Qué necesito? Necesito olvidarme de mí, aunque no tanto para que afecte a mi proceso creativo (¿lo habéis leído? Sí, he dicho proceso creativo). ¿Qué hay ahí fuera? ¿Qué puedo hacer, realmente, para introducir belleza en el mundo? Ahora mismo, en este instante exacto, sólo puedo hacer esto:


  
La libreta de fondo es la de mis bocetos. Cada vez está más llena, incluso sueño con ideas para collares, pulseras y pendientes.

En palabras de V.: Los 5 de enero eran días en los que nos echábamos unos vermús y gintonics viendo pasar la cabalgata. Este año no ha podido ser, así que id reservándonos el doble de vermú y de ginebra para el año que viene. Gracias.

¡Por la Horda!


Great purchase
By Charlotte from Málaga, Spain on 1/5/2011
5out of 5
Fit: Feels true to size
Length: Feels true to length
Pros: Versatile, Great Colors, Stylish, Soft, Figure Flattering
Best Uses: Casual Wear, Date Night/Night Out
Describe Yourself: Eclectic
Beautiful tee! Great quality and quite flattering, I bought it for my boyfriend and he loves it. I'm looking out for one for me now!

martes, enero 04, 2011

Atlas

Vamos a la cafetería. Hablamos de lo mal que huele la gente ahora que todo no apesta a tabaco. Me pregunto si tanto escribir artículos sobre literatura y poemas sobre violencia me está dejando sin palabras. Seca, o tal vez es mi yo habitual, el que suele necesitar una cerveza para abrir el canal de la verborrea. ¿Ha sido mi día interesante? ¿Es interesante el hecho de que aquí me siento a gusto, en casa? Paseo por la calle habitual y en menos de cinco minutos ya me ha parado un desconocido para opinar sobre el color de mi pelo, quince segundos más tarde lanzo besos a una furgoneta que pasa volando, en la que reconozco a un amigo deseándome Feliz Año Huevo. Anoche una persona con la que apenas he cruzado dos palabras me llama por mi nombre. Nos encerramos en nuestras aburridas salidas al bar de siempre, mientras sigo rumiando acerca de versos y sexo. Sobre todo sexo, últimamente me encandila más que de costumbre. Se me hace tan extraño el acto de lo sexual en sí, el paso del conocimiento a lo físico, el lugar más allá de la amistad, que empiezo a pensar que nunca ha existido, que sólo es un figmento de mi imaginación. Mis ingles se mezclan con hilos de cobre y pirita manchada, los diseños bailan en mi cabeza junto con el deseo, en sus semejantes pero retirados compartimentos. El tiempo pasa demasiado deprisa y las posibilidades, como siempre, me aturden. Me pregunto cuánto costará salir de este caparazón de inercia, y si lo conseguire algún día. Nos vemos en la cafetería.

lunes, enero 03, 2011

Happiness (# 235)


Y aquí estamos, 2011. Y una gran Nochevieja, un buen principio de año, una pequeña (o gran) reestructuración de pensamiento. Todavía estoy haciendo listas de todo lo que quiero hacer. Por lo pronto el alcohol quedó abandonado incluso antes de que terminara el 2010. Escuchar, pensar, hablar a veces. Ahora que el sol sale mirar al mar merece más la pena que nunca. Quiero quedarme aquí, en este paraíso de siestas y turistas, pero mi yo exterior quiere salir, demostrar que ha hecho algo más con su vida. Me pregunto si esto es felicidad, a pesar de los arranques depresivos y la indecisión y la separación. No necesito mucho, sólo un gato, un libro y un barco a lo lejos que llame a las gaviotas.

Y una conexión a internet, por supuesto.
---------

Hice un montón de pulseritas para los mercadillos a los que asistí en diciembre. Ésta, que subí recientemente a Etsy, es una de mis favoritas:

Compartir es Amor